Gracias por tu visita

Referente Institucional

Referente Institucional
«Autodúmping y Las Ocho Jinetas» está en las "Funciones del Indecopi, Perú". Página 118

Vista previa de «Autodúmping y Las Ocho Jinetas» en Google Books

«Autodúmping y Las Ocho Jinetas» está en FaceBook

sábado, 27 de enero de 2018

"El Rastro de Tu Sangre en La Nieve" y "Galán Con Billete"

Doce Cuentos Peregrinos de Gabriel García Márquez tiene un final de lujo ejemplar para ser analizado a la luz de Galán Con Billete: Dos Secretos Tiene El Éxito en El Rastro de Tu Sangre en La Nieve

Billy, aun siendo «galán» y teniendo «billete», no es, ni por mucho, candidato a galán con billete.

Sólo quienes hayan leído "Galán Con Billete: Dos Secretos Tiene El Éxito" podrán entender la razón por la cual no se incluyó a Billy Sánchez dentro de los galanes de nuestro trabajo. Y es que, a pesar de la magistral belleza de la historia de la cual es personaje principal, no fue posible considerarlo, lo que sí le correspondió a Florentino Ariza, personaje también del Gabo en "El Amor en Los Tiempos del Cólera". Paseemos por un fragmento del último cuento peregrino. Excepto donde se lee "próceres" en el original "procrees", citamos textualmente:  
"...Entonces Nena Daconte salió del automóvil envuelta con el abrigo hasta las orejas, y le preguntó al guardia en un francés perfecto dónde había una farmacia. El guardia contestó por costumbre con la boca llena de pan que eso no era asunto suyo, y menos con semejante borrasca, y cerró la ventanilla. Pero luego se fijó con atención en la muchacha que se chupaba el dedo herido envuelta en el destello de los visones naturales, y debió confundirla con una aparición mágica en aquella noche de espantos, porque al instante cambió de humor. Explicó que la ciudad más cercana era Biarritz, pero que en pleno invierno y con aquel viento de lobos tal vez no hubiera una farmacia abierta hasta Bayona, un poco más adelante.
— ¿Es algo grave? — preguntó.
— Nada — sonrió Nena Daconte, mostrándole el dedo con la sortija de diamantes en cuya yema era apenas perceptible la herida de la rosa—. Es sólo un pinchazo. Antes de Bayona volvió a nevar. No eran más de las siete, pero encontraron las calles desiertas y las casas cerradas por la furia de la borrasca, y al cabo de muchas vueltas sin encontrar una farmacia decidieron seguir adelante. Billy Sánchez se alegró con la decisión. Tenía una pasión insaciable por los automóviles raros y un papá con demasiados sentimientos de culpa y recursos de sobra para complacerlo, y nunca había conducido nada igual a aquel Bentley convertible de regalo de bodas. Era tanta su embriaguez en el volante que cuanto más andaba menos cansado se sentía. Estaba dispuesto a llegar esa noche a Burdeos, donde tenían reservada la suite nupcial del hotel Splendid, y no habría vientos contrarios ni bastante nieve en el cielo para impedirlo.
Nena Daconte, en cambio, estaba agotada, sobre todo por el último tramo de la carretera desde Madrid, que era una cornisa de cabras azotada por el granizo. Así que después de Bayona se enrolló un pañuelo en el anular apretándolo bien para detener la sangre que seguía fluyendo, y se durmió a fondo. Billy Sánchez no lo advirtió sino al borde de la medianoche, después de que acabó de nevar y el viento se paró de pronto entre los pinos y el cielo de las landas se llenó de estrellas glaciales. Había pasado frente a las luces dormidas de Burdeos, pero sólo se detuvo para llenar el tanque en una estación de la carretera, pues aún le quedaban ánimos para llegar hasta París sin tomar aliento. Era tan feliz con su juguete grande de 25.000 libras esterlinas que ni siquiera se preguntó si lo sería también la criatura radiante que dormía a su lado con la venda del anular empapada de sangre, y cuyo sueño de adolescente, por primera vez, estaba atravesado por ráfagas de incertidumbre.
La misión diplomática de su país lo recibió en el salón oficial. El embajador y su esposa no sólo eran amigos desde siempre de la familia de ambos, sino que él era el médico que había asistido al nacimiento de Nena Daconte, y la esperó con un ramo de rosas tan radiantes y frescas que hasta las gotas de rocío parecían artificiales. Ella los saludó a ambos con besos de burla, incómoda con su condición un poco prematura de recién casada, y luego recibió las rosas. Al cogerlas se pinchó el dedo con una espina del tallo, pero sorteó el percance con un recurso encantador.
— Lo hice adrede — dijo—, para que se fijaran en mi anillo.
En efecto, la misión diplomática en pleno admiró el esplendor del anillo, que debía costar una fortuna, no tanto por la clase de los diamantes como por su antigüedad bien conservada. Pero nadie advirtió que el dedo empezaba a sangrar. La atención de todos derivó después hacia el coche nuevo. El embajador había tenido el buen humor de llevarlo al aeropuerto y de hacerlo envolver en papel celofán con un enorme lazo dorado.
Billy Sánchez no apreció su ingenio. Estaba tan ansioso por conocer el coche que desgarró la envoltura de un tirón y se quedó sin aliento. Era el Bentley convertible de ese año con tapicería de cuero legítimo. El cielo parecía un manto de ceniza, el Guadarrama mandaba un viento cortante y helado, y no se estaba bien a la intemperie, pero Billy Sánchez no tenía todavía la noción del frío. Mantuvo a la misión diplomática en el estacionamiento sin techo, inconsciente de que se estaban congelando por cortesía, hasta que terminó de reconocer el coche en sus detalles recónditos. Luego, el embajador se sentó a su lado para guiarlo hasta la residencia oficial donde estaba previsto un almuerzo. En el trayecto le fue indicando los lugares más conocidos de la ciudad, pero él sólo parecía atento a la magia del coche..."
El final, el principio y el resto, por supuesto, lo sabrás cuando leas el cuento completo del maestro. Sólo así tendremos razones de sobra para entablar un dialogo entre nosotros y asir por ti mismo los motivos por los que Billy, aun siendo «galán» y teniendo «billete», no es, ni por mucho, candidato a galán con billete.

Vista Previa de «Cantos A Sirenas» en Google Books

«Cantos A Sirenas» está en FaceBook

Vista previa de «Planificación Eficiente y Tangible» en Google Books

«Planificación Eficiente y Tangible» está en FaceBook

Vista previa de «Oficina de Planificación» en Google Books

«Oficina de Planificación» está en FaceBook