Gracias por tu visita

Vista previa de "Autodúmping y Las Ocho Jinetas"

Autodúmping y Las Ocho Jinetas está en FaceBook

Autodúmping y Las Ocho Jinetas

Detalles del Libro “Autodúmping y Las Ocho Jinetas”

• Edición de Bolsillo: 272 páginas

• Editor: Lulu Publishers (3 de diciembre de 2008)

• Idioma: Español

• ISBN-10: 0557006120

• ISBN-13: 9780557006120

• Dimensiones: 9 x 6 x 0.9 pulgadas

sábado, 27 de enero de 2018

"El Rastro de Tu Sangre en La Nieve" y "Galán Con Billete"

"Doce Cuentos Peregrinos" de Gabriel García Márquez tiene un final de lujo ejemplar para ser analizado a la luz de "Galán Con Billete: Dos Secretos Tiene El Éxito" en el "El Rastro de Tu Sangre en La Nieve"

Billy, aun siendo «galán» y teniendo «billete», no es, ni por mucho, candidato a «galán con billete».

Sólo quienes hayan leído "Galán Con Billete: Dos Secretos Tiene El Éxito" podrán entender la razón por la cual no se incluyó a Billy Sánchez dentro de los galanes de nuestro trabajo. Y es que, a pesar de la magistral belleza de la historia de la cual es personaje principal, no fue posible considerarlo, lo que sí le correspondió a Florentino Ariza, personaje también del Gabo en "El Amor en Los Tiempos del Cólera". Paseemos por un fragmento del último cuento peregrino. Excepto donde se lee "próceres" en el original "procrees", citamos textualmente:  

"...Entonces Nena Daconte salió del automóvil envuelta con el abrigo hasta las orejas, y le preguntó al guardia en un francés perfecto dónde había una farmacia. El guardia contestó por costumbre con la boca llena de pan que eso no era asunto suyo, y menos con semejante borrasca, y cerró la ventanilla. Pero luego se fijó con atención en la muchacha que se chupaba el dedo herido envuelta en el destello de los visones naturales, y debió confundirla con una aparición mágica en aquella noche de espantos, porque al instante cambió de humor. Explicó que la ciudad más cercana era Biarritz, pero que en pleno invierno y con aquel viento de lobos tal vez no hubiera una farmacia abierta hasta Bayona, un poco más adelante.
— ¿Es algo grave? — preguntó.
— Nada — sonrió Nena Daconte, mostrándole el dedo con la sortija de diamantes en cuya yema era apenas perceptible la herida de la rosa—. Es sólo un pinchazo. Antes de Bayona volvió a nevar. No eran más de las siete, pero encontraron las calles desiertas y las casas cerradas por la furia de la borrasca, y al cabo de muchas vueltas sin encontrar una farmacia decidieron seguir adelante. Billy Sánchez se alegró con la decisión. Tenía una pasión insaciable por los automóviles raros y un papá con demasiados sentimientos de culpa y recursos de sobra para complacerlo, y nunca había conducido nada igual a aquel Bentley convertible de regalo de bodas. Era tanta su embriaguez en el volante que cuanto más andaba menos cansado se sentía. Estaba dispuesto a llegar esa noche a Burdeos, donde tenían reservada la suite nupcial del hotel Splendid, y no habría vientos contrarios ni bastante nieve en el cielo para impedirlo.
Nena Daconte, en cambio, estaba agotada, sobre todo por el último tramo de la carretera desde Madrid, que era una cornisa de cabras azotada por el granizo. Así que después de Bayona se enrolló un pañuelo en el anular apretándolo bien para detener la sangre que seguía fluyendo, y se durmió a fondo. Billy Sánchez no lo advirtió sino al borde de la medianoche, después de que acabó de nevar y el viento se paró de pronto entre los pinos y el cielo de las landas se llenó de estrellas glaciales. Había pasado frente a las luces dormidas de Burdeos, pero sólo se detuvo para llenar el tanque en una estación de la carretera, pues aún le quedaban ánimos para llegar hasta París sin tomar aliento. Era tan feliz con su juguete grande de 25.000 libras esterlinas que ni siquiera se preguntó si lo sería también la criatura radiante que dormía a su lado con la venda del anular empapada de sangre, y cuyo sueño de adolescente, por primera vez, estaba atravesado por ráfagas de incertidumbre.
Se habían casado tres días antes, a diez mil kilómetros de allí, en Cartagena de Indias, con el asombro de los padres de él y la desilusión de los de ella, y la bendición personal del arzobispo primado. Nadie, salvo ellos mismos, entendía el fundamento real ni conoció el origen de ese amor imprevisible. Había empezado tres meses antes de la boda, un domingo de mar en que la pandilla de Billy Sánchez se tomó por asalto los vestidores de mujeres de los balnearios de Marbella. Nena Daconte había cumplido apenas dieciocho años, acababa de regresar del internado de la Chátellenie, en Saint-Blaise, Suiza, hablando cuatro idiomas sin acento y con un dominio maestro del saxofón tenor, y aquel era su primer domingo de mar desde el regreso. Se había desnudado por completo para ponerse el traje de baño cuando empezó la estampida de pánico y los gritos de abordaje en las casetas vecinas, pero no entendió lo que ocurría hasta que la aldaba de su puerta saltó en astillas y vio parada frente a ella al bandolero más hermoso que se podía concebir. Lo único que llevaba puesto era un calzoncillo lineal de falsa piel de leopardo, y tenía el cuerpo apacible y elástico y el color dorado de la gente de mar. En el puño derecho, donde tenía una esclava metálica de gladiador romano, llevaba enrollada una cadena de hierro que le servía de arma mortal, y tenía colgada del cuello una medalla sin santo que palpitaba en silencio con el susto del corazón. Habían estado juntos en la escuela primaria y habían roto muchas piñatas en las fiestas de cumpleaños, pues ambos pertenecían a la estirpe provinciana que manejaba a su arbitrio el destino de la ciudad desde los tiempos de la colonia, pero habían dejado de verse tantos años que no se reconocieron a primera vista. Nena Daconte permaneció de pie, inmóvil, sin hacer nada por ocultar su desnudez intensa. Billy Sánchez cumplió entonces con su rito pueril: se bajó el calzoncillo de leopardo y le mostró su respetable animal erguido. Ella lo miró de frente y sin asombro.
— Los he visto más grandes y más firmes — dijo, dominando el terror—. De modo que piensa bien lo que vas a hacer, porque conmigo te tienes que comportar mejor que un negro.
En realidad, Nena Daconte no sólo era virgen, sino que nunca hasta entonces había visto un hombre desnudo, pero el desafío resultó eficaz. Lo único que se le ocurrió a Billy Sánchez fue tirar un puñetazo de rabia contra la pared con la cadena enrollada en la mano, y se astilló los huesos. Ella lo llevó en su coche al hospital, lo ayudó a sobrellevar la convalecencia, y al final aprendieron juntos a hacer el amor de la buena manera.
Pasaron las tardes difíciles de junio en la terraza interior de la casa donde habían muerto seis generaciones de próceres de la familia de Nena Daconte, ella tocando canciones de moda en el saxofón, y él con la mano escayolada contemplándola desde el chinchorro con un estupor sin alivio. La casa tenía numerosas ventanas de cuerpo entero que daban al estanque de podredumbre de la bahía, y era una de las más grandes y antiguas del barrio de la Manga, y sin duda la más fea. Pero la terraza de baldosas ajedrezadas donde Nena Daconte tocaba el saxofón era un remanso en el calor de las cuatro, y daba a un patio de sombras grandes con palos de mango y matas de guineo, bajo los cuales había una tumba con una losa sin nombre, anterior a la casa y a la memoria de la familia. Aun los menos entendidos en música pensaban que el sonido del saxofón era anacrónico en una casa de tanta alcurnia. «Suena como un buque», había dicho la abuela de Nena Daconte cuando lo oyó por primera vez. Su madre había tratado en vano de que lo tocara de otro modo, y no como ella lo hacía por comodidad, con la falda recogida hasta los muslos y las rodillas separadas, y con una sensualidad que no le parecía esencial para la música. «No me importa qué instrumento toques», le decía, «con tal de que lo toques con las piernas cerradas». Pero fueron esos aires de adioses de buques y ese encarnizamiento de amor los que le permitieron a Nena Daconte romper la cascara amarga de Billy Sánchez. Debajo de la triste reputación de bruto que él tenía muy bien sustentada por la confluencia de dos apellidos ilustres, ella descubrió un huérfano asustado y tierno. Llegaron a conocerse tanto mientras se le soldaban los huesos de la mano, que él mismo se asombró de la fluidez con que ocurrió el amor cuando ella lo llevó a su cama de doncella una tarde de lluvias en que se quedaron solos en la casa. Todos los días a esa hora, durante casi dos semanas, retozaron desnudos bajo la mirada atónita de los retratos de guerreros civiles y abuelas insaciables que los habían precedido en el paraíso de aquella cama histórica. Aun en las pausas del amor permanecían desnudos con las ventanas abiertas respirando la brisa de escombros de barcos de la bahía, su olor a mierda, y oyendo en el silencio del saxofón los ruidos cotidianos del patio, la nota única del sapo bajo las matas de guineo, la gota de agua en la tumba de nadie, los pasos naturales de la vida que antes no habían tenido tiempo de conocer.
Cuando los padres de Nena Daconte regresaron a la casa, ellos habían progresado tanto en el amor que ya no les alcanzaba el mundo para otra cosa, y lo hacían a cualquier hora y en cualquier parte, tratando de inventarlo otra vez cada vez que lo hacían. Al principio lo hicieron como mejor podían en los carros deportivos con que el papá de Billy Sánchez trataba de apaciguar sus propias culpas. Después, cuando los coches se les volvieron demasiado fáciles, se metían por la noche en las casetas desiertas de Marbella donde el destino los había enfrentado por primera vez, y hasta se metieron disfrazados durante el carnaval de noviembre en los cuartos de alquiler del antiguo barrio de esclavos de Getsemaní, al amparo de las mamasantas que hasta hacía pocos meses tenían que padecer a Billy Sánchez con su pandilla de cadeneros. Nena Daconte se entregó a los amores furtivos con la misma devoción frenética que antes malgastaba en el saxofón, hasta el punto de que su bandolero domesticado terminó por entender lo que ella quiso decirle cuando le dijo que tenía que comportarse como un negro. Billy Sánchez le correspondió siempre y bien y con el mismo alborozo. Ya casados, cumplieron con el deber de amarse mientras las azafatas dormían en mitad del Atlántico, encerrados a duras penas y más muertos de risa que de placer en el retrete del avión. Sólo ellos sabían entonces, veinticuatro horas después de la boda, que Nena Daconte estaba encinta desde hacía dos meses. De modo que cuando llegaron a Madrid se sentían muy lejos de ser dos amantes saciados, pero tenían bastantes reservas para comportarse como recién casados puros. Los padres de ambos lo habían previsto todo. Antes del desembarco, un funcionario de protocolo subió a la cabina de primera clase para llevarle a Nena Daconte el abrigo de visón blanco con franjas de un negro luminoso, que era el regalo de bodas de sus padres. A Billy Sánchez le llevó una chaqueta de cordero que era la novedad de aquel invierno, y las llaves sin marca de un coche de sorpresa que le esperaba en el aeropuerto.
La misión diplomática de su país lo recibió en el salón oficial. El embajador y su esposa no sólo eran amigos desde siempre de la familia de ambos, sino que él era el médico que había asistido al nacimiento de Nena Daconte, y la esperó con un ramo de rosas tan radiantes y frescas que hasta las gotas de rocío parecían artificiales. Ella los saludó a ambos con besos de burla, incómoda con su condición un poco prematura de recién casada, y luego recibió las rosas. Al cogerlas se pinchó el dedo con una espina del tallo, pero sorteó el percance con un recurso encantador.
— Lo hice adrede — dijo—, para que se fijaran en mi anillo.
En efecto, la misión diplomática en pleno admiró el esplendor del anillo, que debía costar una fortuna, no tanto por la clase de los diamantes como por su antigüedad bien conservada. Pero nadie advirtió que el dedo empezaba a sangrar. La atención de todos derivó después hacia el coche nuevo. El embajador había tenido el buen humor de llevarlo al aeropuerto y de hacerlo envolver en papel celofán con un enorme lazo dorado.
Billy Sánchez no apreció su ingenio. Estaba tan ansioso por conocer el coche que desgarró la envoltura de un tirón y se quedó sin aliento. Era el Bentley convertible de ese año con tapicería de cuero legítimo. El cielo parecía un manto de ceniza, el Guadarrama mandaba un viento cortante y helado, y no se estaba bien a la intemperie, pero Billy Sánchez no tenía todavía la noción del frío. Mantuvo a la misión diplomática en el estacionamiento sin techo, inconsciente de que se estaban congelando por cortesía, hasta que terminó de reconocer el coche en sus detalles recónditos. Luego, el embajador se sentó a su lado para guiarlo hasta la residencia oficial donde estaba previsto un almuerzo. En el trayecto le fue indicando los lugares más conocidos de la ciudad, pero él sólo parecía atento a la magia del coche..."

El final, el principio y el resto, por supuesto, lo sabrás cuando leas el cuento completo del maestro. Sólo así tendremos razones de sobra para entablar un dialogo entre nosotros y asir por ti mismo los motivos por los que Billy, aun siendo «galán» y teniendo «billete», no es, ni por mucho, candidato a «galán con billete».

El Señor De Los Planes © en Google Books

Vista Previa de Cantos A Sirenas

Cantos A Sirenas está en FaceBook

Cantos A Sirenas

Detalles del Libro “Cantos A Sirenas”

• Edición de Bolsillo: 176 páginas
• Editor: Lulu Publishers (13 de octubre de 2009)
• Idioma: Español
• ISBN-10: 055706726X
• ISBN-13: 9780557067268
• Dimensiones: 9 x 6 x 0.4 pulgadas

Planificación Eficiente y Tangible PET está en FaceBook

Planificación Eficiente y Tangible PET

Vista previa de "Planificación Eficiente y Tangible PET"

Detalles del Libro “Planificación Eficiente y Tangible PET”

• Edición de Bolsillo: 229 páginas

• Editor: Lulu Publishers (5 de diciembre de 2007)

• Idioma: Español

• ISBN-10: 1430327189

• ISBN-13: 9781430327189

• Dimensiones: 9 x 6 x 0.5 pulgadas

Solsticios y Equinoccios

Solsticios y Equinoccios
Desde 2000 hasta 2049

Faceta Artística

Mi foto

Top 10 Cartelera Latina: 1er Lugar en las categorías Rock en Español, Cubanas, Mariachi, Salsa y Adulto Contemporáneo en Soundclick. Artista de mayor rating 2013 en Musiguia. Ranking 1 en Reverbnation para Caracas 2011, 2012 y 2013. Al menos hasta la edad de 49 años, Oscar era sólo un economista venezolano nacido el 20 de septiembre de 1959, en San Tomé, Estado Anzoátegui, de padres también venezolanos. Comienza su afición por el canto en los hoy desaparecidos karaokes del Paseo Colón de Puerto La Cruz, Venezuela, en 1997, a los 38 años de edad, cuando comienza a soñar con escenarios y aplausos. Al hacerlo, ganaría sus primeros premios en varios concursos informales de karaoke. En 2008 relaciones de amistad le hicieron unirse a un club portugués en Caracas, la capital de Venezuela, donde en junio de 2009 comenzó a cantar, como siempre, algunas canciones de karaoke. En este club hay un grupo de cantantes solistas para entretener tanto a sus socios como a la comunidad lusa de Caracas llamado "Estrellas lusitanas". Su directora invitaría a Oscar a participar en el Festival de la Canción Anual de la Federación de Clubes Portugueses de Venezuela "Feceporven", celebrado el 11 de julio de 2009 en otro club portugués en Valencia, estado Carabobo, con la canción "El Gorrión". De esta manera, a sus 49 años, Oscar debutaría como cantante. Se podría decir que sus sueños se hicieron realidad, y así aumentó su entusiasmo, con lo que comenzarían sus ensayos todas las semanas junto a la ya referida agrupación de solistas. Con ellos Oscar conocería la música portuguesa y se conectaría especialmente con los fados. El 20 de noviembre de 2009 Oscar recibiría su primera aclamación pública cuando interpretó en lengua portuguesa un fado llamado "Canoas Do Tejo", cuyo video ha ganado más de 3.600 visitas en YouTube. El 16 de abril de 2010, fue entrevistado por Fátima de Freitas en el programa "Radio Arcoense" en la Estación de Radio 1340 AM, que se transmite para la colonia lusitana en Venezuela. En septiembre de 2010 Oscar deja las Estrellas lusitanas, por lo que deberá continuar solo su camino artístico, produciendo y publicando sus canciones y Videoclips en prestigiosos espacios de Internet. En diciembre de 2010 su versión de "My Way" alcanzaría el sitial 18 entre las 13.745 canciones listadas en el género Pop del prestigioso portal inglés "SoundClick". En febrero de 2011 todas sus 7 canciones publicadas en "Musiguia" habían alcanzado el 1er. lugar en diferentes fechas. El 28 de Abril de 2011 la periodista Andrea Guilarte publica su primera entrevista en los medios escritos a traves del periódico en portugués "El Correio de Venezuela". Hoy en día sus canciones en inglés se transmiten en diferentes estaciones de radio y televisión en países de habla Inglesa, sucediendo lo mismo con sus interpretaciones en lengua portuguesa en Venezuela y otros países donde habitan importantes colonias portuguesas. Se puede saber un poco más sobre este artista en: http://oscarsilvafans.blogspot.com y http://youtube.com/silvaven